Fiesta del Pastor

Sencilla, tradicional y campestre, así es la Fiesta del Pastor que cada 25 de julio se celebra en uno de los parajes naturales más hermosos de España: la Vega de Enol, en las inmediaciones de los lagos de Covadonga, en el corazón de los Picos de Europa;“cerca del cielo” como gustan decir los pastores de la zona.
Nació como fiesta en 1939, a la luz de la reunión anual que los pastores de la zona celebran para repartirse equitativamente los pastos y nombrar al administrador de los mismos. Esta noble tradición deparó a la comunidad pastoril el premio Príncipe de Asturias al Pueblo Ejemplar, en 1994.
Declarada Fiesta de Interés Nacional por el Gobierno de España, la Fiesta del Pastor, supone todo un alegato a las labores y costumbres que se desarrollan en la naturaleza y perviven arraigadas en la población de la montaña asturiana. Es la única oportunidad que existe de acampar —desde la tarde anterior— en la Vega de Enol, lo que para algunos es principal aliciente de la convocatoria. Esta práctica está prohibida el resto del año en un paraje cuya preservación limita también el acceso de vehículos a motor de cuatro ruedas, a excepción de aquellos que participan en la Vuelta Ciclista a España cuando ésta sitúa allí la meta de una de sus etapas más emblemáticas.
A las ocho de la mañana los romeros salen de Cangas de Oníspara recorrer los once kilómetros que distan hasta la Vega del lago Enol donde, dos horas más tarde comienza una misa en la pequeña Capilla del Buen Pastor. Terminada la celebración religiosa se reúnen la Corporación Municipal y el Consejo de Pastores en una sesión en la que se efectúa el reparto equitativo de pastos; se elige a quien habrá de administrarlos conforme a la legislación y también se proclama a “La Pastorina” (la pastora más guapa) y a las Damas del Puerto de la Montaña de Covadonga que presidirán todos los actos que se celebran.
A partir de ese momento se inician los eventos deportivos y folclóricos que hacen de esta originaria reunión de pastores todo un acontecimiento festivo. Una carrera pedestre reúne a numerosos participantes en la escalada a la Porra de Enol, un promontorio granítico junto al lago del mismo nombre cuya cima se encuentra a 1.279 metros de altitud. Terminada la prueba se inicia una competición de carreras de caballos (antaño se montaban a pelo) para ejemplares cruzados de mixtos y de pura sangre y acto seguido comienza la de tira de cuerda (la sokatira vasca) por equipos.
La jornada de la Fiesta del pastor se adereza con exhibiciones en el manejo de perros, exposición de artesanía, degustaciones de quesos artesanos de la zona y actuaciones de bandas de gaiteros, tanto de España como del extranjero. También se baila el tradicional Corri Corri. Y para los niños existe una zona de juegos tradicionales donde sus progenitores pueden dejarlos a buen recaudo mientras disfrutan a su aire del evento.
Para muchos lugareños y foráneos, especialmente jóvenes, la Fiesta del Pastor comienza la noche anterior cuando suben a la Vega de Enol a tomar copas y bailar en los chiringuitos que ya están instalados y o quedarse para participar en las actividades del día siguiente o bajar a Cangas de Onís antes de que se cierre la carretera por la que discurre la romería.
Los protagonistas de esta fiesta, los pastores de la zona, acostumbrados a velar por sus intereses colectivos desde mucho tiempo atrás, encontraron en 1939 un día del año, el 25 de julio, para divertirse, competir y exhibir tradiciones de alta montaña.

Evalúa y escribe una reseña

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Vega de Enol (Cangas de Onis)
Obtener las direcciones